La máscara de pestañas es uno de los elementos básicos del maquillaje. Su importancia es tal que si se cometen errores al aplicarla puede arruinar toda la apariencia: desde unas pestañas con grumos o caídas hasta unos ojos manchados son señales de una mala aplicación.

Existen múltiples trucos y consejos sobre cómo elegir la máscara de pestañas correcta o qué hacer para separar las pestañas y cómo limpiar las manchas sobre la piel. Sin embargo, yo prefiero la parte de prevenir, que en muchas ocasiones es mucho más sencilla. En este caso, el saber cómo aplicar máscara de pestañas correctamente nos dará el look final que deseamos.

Si utilizas un alfiler como mucho se sugiere lo que puedes provocar es un accidente al picarte un ojo. Mejor elige una máscara con cerdas separadas para su óptima aplicación, o bien usa el rímel que tengas al alcance y aparte utiliza un cepillo especial para pestañas. Si no tienes, bastará con usar uno de nuestras máscaras casi secas, así podremos utilizar el cepillo para eliminar el exceso de pintura y eliminar los grumos como para peinarlas y separarlas.

El truco está en pintar tus pestañas como de costumbre una vez que las hayas rizado. Después de que sequen da otra mano con el cepillo de la máscara vieja: el movimiento tiene que ser rápido y con pequeñas variaciones de derecha a izquierda para así separar las pestañas, recuerda hacerlo con cuidado.

Para pintar las pestañas de arriba deberás entonces levantar tu cara con la barbilla hacia arriba, mientras miras hacia abajo: verás cómo de esta forma tu párpado se entrecierra, dejando las pestañas más libres. Ahora sí, es momento de pintarlas.

En lugar de buscar la manera de cómo desmanchar la piel, lo mejor es no mancharla desde un principio y esto se puede con el simple truco de saber aplicar el rímel.

La mayoría de los errores se cometen porque, al pintar las pestañas, éstas están muy cerca de la piel y la pintamos también, por ello la idea está en alejar las pestañas lo más que podamos y esto lo conseguimos con la posición de la cara al momento de maquillar nuestras pestañas.

Por el contrario para las pestañas de abajo, te recomiendo mirar hacia abajo, acercando el mentón al pecho mientras tus ojos ven al frente. De esta manera, estarás alejando tus pestañas del contorno inferior y así podrás pintarlas libremente.

También hay accidentes inevitables como estornudar al momento de aplicar la máscara o picarnos un ojo. Para estos casos lo mejor es prevenir pintando las pestañas de arriba y dejar secar un poco para proseguir con las de abajo, así aunque cerremos los ojos, no habrá un desastre.

Y tú, ¿cómo maquillas tus ojos?