¿Cómo exfoliar correctamente los pies?

Escrito por | Fecha: Jun 24, 2016 | Categoría: CUIDADOS DE LA PIEL, TIPS DERMATOLOGICOS | 0 comments

Cuando los pies desarrollan callos y grietas por la sequedad, también desarrollan un olor desagradable. Una pedicura con exfoliación remueve las células muertas de la piel y los desechos atrapados debajo de la piel, y ayuda a remover callos. Cuando te hagas una pedicura en tu casa, puedes hacer tu propia crema exfoliante y ahorrar dinero, además puedes agregar tu aceite aromático preferido, como el de lavanda o menta. Instrucciones: Saca los callos y la piel muerta de tus pies con una lima de esmeril. Utiliza movimientos suaves de atrás a adelante para remover las capas muertas externas. Haz esto antes del baño tibio para tus pies. Coloca los pies en un balde con agua tibia por al menos cinco minutos. Puedes agregar sal u otros productos que suavicen la piel si lo deseas.  Levanta un pie fuera del agua y aplica crema exfoliante con movimientos circulares pequeños. Aplica crema en una esponja vegetal o piedra pómez para ayudar a reducir los callos. La exfoliación aumenta la circulación, estimula el flujo linfático, remueve la piel muerta y suaviza la superficie de la piel. Ten cuidado cuando exfolies la parte superior del pie. Vuelve a colocar el pie en el baño y enjuaga la crema exfoliante. Repite los pasos 3 y 4 en el otro pie. Saca los pies del baño y sécalos. Envuélvelos en una toalla tibia por cinco minutos. Aplica una loción suave y masajea los pies. Las lociones de menta dejan una sensación refrescante y de hormigueo en los...

Leer Mas

4 consejos para cuidar la piel del sol

Escrito por | Fecha: Jun 24, 2016 | Categoría: CUIDADOS DE LA PIEL | 0 comments

El sol es una fuente de luz y de vida, pero si te expones a él de forma indebida puede ser extremadamente dañino para tu piel. Manchas, sequedad y cáncer son tan solo algunas de las terribles consecuencias que puedes padecer, si no cuidas tu piel del sol. ¿Necesitas algunos consejos para hacerlo? En esta entrega, te los daremos.   Cúbrete: ¿Qué implica “cubrirse”? Cuando se trata de cuidarse del sol, supone dos medidas fundamentales. Primero que nada, no te expongas al sol cuando sus rayos tienen la mayor intensidad -esto es entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde-. Durante este período, quédate bajo techo, ni se te ocurra ir a la playa. En segundo lugar, protegerse del sol exige usar las prendas adecuadas. A este respecto, la Fundación de Cáncer de Piel asegura que las vestimentas de colores oscuros y de telas de tejidos ajustados tienen una capacidad de absorción de rayos ultravioletas mucho mayor que las vestimentas de algodón y colores claros. Por otro lado, ten en cuenta que las prendas secas ofrecen mucha más protección que las húmedas o mojadas.   Usa protector solar: Nunca olvides aplicarte protector solar -de factor 15 como mínimo-. Es recomendable que utilices uno que sea resistente al agua. Dedícale tiempo y cuidado a esta práctica; de lo contrario, dejarás zonas de tu piel sin protección. No escatimes con las cantidades que te aplicas, colócate una capa gruesa -si no lo haces, reducirás la efectividad del protector hasta en un 50%. Aplícate el protector al menos 20 minutos antes de exponerte al sol. De esta manera, le darás tiempo a tu piel para que lo absorba. Cada 2 horas, repite el procedimiento -hazlo más seguido si te has mojado ya sea a causa del sudor o baños de inmersión-. No olvides colocarte protector en los labios -existen labiales especialmente diseñados para ello-. Esta es una zona muy sensible (y frecuentemente olvidada) que si se deja sin protección puede llegar a ser el germen de un cáncer de piel.   Protégete de los reflejos solares: La protección de las sombrillas y de los árboles es parcial. Esto significa que no te protegen de los rayos que se reflejan en la arena, la nieve, el concreto y otras superficies. Ten en cuenta que los rayos ultravioletas pueden penetrar en el agua muy fácilmente, por lo que el mar no constituye un escudo solar efectivo. Para cuidarte de los reflejos solares, no olvides colocarte protector debajo del mentón; esta zona es especialmente vulnerable a los rayos reflejados.   No dejes que el tiempo te engañe: Si el día está fresco y nublado, no te descanses. Los rayos ultravioletas no...

Leer Mas

Cambia tus hábitos, cuida tu piel.

Escrito por | Fecha: Jun 13, 2016 | Categoría: CUIDADOS DE LA PIEL, TIPS DERMATOLOGICOS | 0 comments

Los pilares para tener una piel saludable y bella por dentro y por fuera son los siguientes:  Dieta equilibrada: Lo que comemos nos constituye y también juega un rol fundamental en el aspecto y salud de nuestra piel. Asegúrate llevar adelante una dieta balanceada y nutritiva, con consumo de vitaminas, minerales y antioxidantes. A la hora de las grasas, recuerda que siempre las de origen vegetal son las más saludables, con el aceite de oliva como gran protagonista y evita las grasas saturadas, el azúcar y harina refinados, las bebidas alcohólicas y todos los alimentos de “calorías vacías”, como la comida chatarra. Bebe agua: Así como lo sólido es indispensable, también lo es lo líquido en nuestra nutrición. La hidratación es clave y también repercutirá en la piel. Toma agua a diario, siempre que puedas (recuerda beber un mínimo de dos litros). Toma asimismo zumos naturales y consume regularmente fruta y verdura, que aportan alta dosis de agua. Limpieza e hidratación diaria: Obviamente, la rutina diaria de limpieza de la piel es algo imprescindible. Será importante que antes de dormir elimines los restos de maquillaje, de células muertas y de contaminación del ambiente que pueda haber. Luego de la limpieza, aplica una crema hidratante. Protección solar: Sea invierno o verano, la protección solar debe también formar parte de la rutina de belleza. Siempre que salgas de casa, aplica sobre tu piel un protector solar de un factor de protección de al menos 30. Recuerda que el sol puede manchar la piel, propicia la aparición de arrugas y predispone al cáncer de piel. Visita a un dermatólogo: Será importante que hagas una consulta con un especialista frecuentemente para saber sobre el estado de tu piel. Chequea los lunares y cualquier mancha que pueda haber surgido. Además el profesional te indicará cómo cuidar tu piel adecuadamente, según su tipo y tus características...

Leer Mas

¿Te estás desmaquillando de forma correcta?

Escrito por | Fecha: Jun 9, 2016 | Categoría: CUIDADOS DE LA PIEL, TIPS DERMATOLOGICOS | 0 comments

Todas hemos estado ahí, exhaustas, pero con una cara llena de maquillaje. Aparte de ser malo para las fundas de tu almohada, dormir con tu maquillaje es un rotundo NO cuando se trata de tener un cutis intacto. Pero antes de disponerte a quitar todo el maquillaje, pregúntate: ¿la manera en que me estoy desmaquillando, es un método de altura? Carly Cardellino editora de la revista Cosmopolitan publicó recientemente algunos hábitos que demuestran que estamos limpiando nuestro cutis de forma incorrecta. No te estás quitando todo el maquillaje A estas alturas ya sabemos que saltarnos este paso puede causarnos estragos en la piel, ya que durante la noche, la composición de los productos se mezcla con el sudor y las bacterias en tu cara. Por no hablar de que el maquillaje puede resecar tu piel, dejándola deshidratada. Para evitar los brotes innecesarios y la piel deshidratada, quitate siempre el maquillaje antes de acostarse. Incluso si tenés una pereza enorme, no te dejés vencer. No te estás lavando la cara después de utilizar la toallita desmaquillante Lo sabemos, lavarnos la cara suele ser algunas veces una molestia, a veces solo tenemos las últimas energías del día para pasar una mano húmeda sobre la cara y caer en la cama. Pero el uso de una toallita desmaquillante sola no es efectivo todo el tiempo. En su lugar, asegurate luego de quitar el maquillaje con una toallita, lavarte la cara con un limpiador efectivo para eliminar dejando atrás cualquier suciedad o mugre. Estás utilizando la misma toallita para eliminar todo el maquillaje   Usar una wipe para toda la cara no te dará una limpieza a fondo por dos razones: Primero. Corrés el riesgo de transferir el maquillaje de ojos en la cara o viceversa, presionándolo en sus poros, y posiblemente, la obstrucción de ellos, y segundo que podrían haber restos de los residuos de maquillaje en tu cara. Es por eso que es una buena idea utilizar dos toallitas -una para eliminar el maquillaje y otra para recoger los residuos- antes de que realmente laves tu cara, dice la maquilladora de celebridades Jill Powell. No estás eliminando totalmente el maquillaje de tus ojos Si no estás desmaquillando bien tus ojos puede conducirte a una infección ocular, que nadie quiere adquirir. Así que tomate unos minutitos más para eliminar el delineador de ojos o máscara de pestañas y no te limités en el uso de las toallitas, usá hasta seis si es necesario. Para una eliminación más rápida, utilizá un removedor de almohadillas de ojos. Mantenela oprimida al ojo durante unos segundos, permitiendo que tu desmaquillante pueda saturar el forro y el rimel antes de limpiar suavemente el maquillaje de distancia. No...

Leer Mas

¿Cómo afecta el sol a tu piel?

Escrito por | Fecha: Jun 6, 2016 | Categoría: CUIDADOS DE LA PIEL, TIPS DERMATOLOGICOS | 0 comments

Tenemos ganas de playa, de tumbarnos en la hamaca a leer un libro y disfrutar de la brisa del mar y del sol. Pero mucho cuidado. Si hasta en invierno nuestra piel está expuesta a los rayos solares, en verano debemos extremar los cuidados para evitar quemaduras y que nuestro rostro envejezca antes de tiempo. Leticia Carrera, directora de los centros estético-médicos Felicidad Carrera y asesora de Olay, responde a 10 dudas habituales con trucos y soluciones para que nuestra piel no sufra ningún daño y se mantenga sana y joven. 1. ¿Cómo afecta el sol al envejecimiento de la piel? Afecta muchísimo. El fotoenvejecimiento provocado por el sol es una de las consultas más frecuentes en nuestro centro. Se caracteriza principalmente por la aparición de manchas, arrugas finas y flacidez prematura. 2. ¿Una rutina a seguir en un día de verano? Yo aconsejo utilizar productos con ingredientes antioxidantes para combatir el daño de los radicales libres en la piel. Y la rutina correcta sería limpiar la piel 2 veces al día, utilizar un serum y una crema con propiedades hidratantes y antioxidantes en pieles jóvenes y antiedad en pieles maduras, seguida de un producto para el contorno de ojos y por último el protector solar. 3. ¿Cómo se puede conseguir la mejor protección para la piel a la hora de ir a la playa? Para ir a la playa es necesario un buen protector solar, mínimo SPF 30, para evitar el envejecimiento facial y otros daños. Por otro lado, un sombrero y gafas de sol son importantes y también no olvidarse de reponer la protección cada dos horas de exposición solar. 4. ¿Algún truco para evitar la exposición excesiva a los rayos UVA? Pues los consejos de siempre y que no debemos olvidar: aplicar una cantidad suficiente de protección solar, reponerla cada dos horas de exposición; evitar el sol de12h a 17h (las horas en las que los rayos UVA inciden más), pero aplicar también el protector en el resto de horas. 5. ¿Cómo se puede mejorar la apariencia de la piel en verano? Debemos hidratarla con mucha frecuencia para reponer el agua que pierde mediante la transpiración producida por el calor. Una piel hidratada es más resistente ante el envejecimiento, el daño solar y la aparición de líneas de expresión y arrugas finas. Y por supuesto la protección solar es clave. 6. ¿Las manchas provocadas por el sol son una cuestión de edad? Hay muchos casos de personas jóvenes con manchas tipo léntigo ocasionadas por exceso de sol, de ahí la importancia de concienciar de los riesgos de esos excesos. 7. ¿Cómo afecta el sol en la aparición de las manchas en la piel? El exceso de...

Leer Mas

¿En qué afecta la radiación solar a la piel?

Escrito por | Fecha: May 30, 2016 | Categoría: CUIDADOS DE LA PIEL, TIPS DERMATOLOGICOS | 0 comments

Tomar el sol se ha considerado un hábito saludable, pero un exceso de sol en determinados tipos de piel puede provocar ciertos problemas, como quemaduras solares, arrugas, pigmentaciones, cambios de la textura de la piel, y, lo que es más importante cáncer de piel. La radiación solar se compone de radiación visible e invisible. La fracción invisible de la luz, representada por los rayos ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB) es la causante de la mayoría de los problemas de piel. Los rayos ultravioleta son más intensos y peligrosos en verano, en zonas próximas al ecuador, y en grandes altitudes. También pueden tener una intensidad significativa en los días nublados (es sabido que nos podemos quemar en la playa incluso en un día nublado) Ciertas barreras físicas como el cristal de una ventana dejan pasar los UVA, y ciertas ropas de tejidos poco tupidos pueden dejar pasar hasta un 50 % de la luz ultravioleta, y todo esto debe tenerse muy en cuenta.   La protección solar puede ayudar a prevenir los daños inducidos por la luz solar y reducir el riesgo de cáncer. La primera medida de fotoprotección debe ser evitar el sol en las horas centrales del día (Entre 10 am y 4 pm) y utilizar ropas adecuadas (protección física). En último término, deben emplearse las conocidas cremas fotoprotectoras. La ropa adecuada debe ser de un tejido lo suficientemente tupido, y sombreros o gorros de ala ancha para proteger la región facial. Asimismo, deben utilizarse gafas de sol para proteger la región ocular. Las sombrillas y sombreros protegen de los rayos UV que inciden de forma vertical, pero no contra la luz difusa que se produce por reflejo sobre el agua, la arena y otras superficies. Hay que recordar que los rayos ultravioleta son invisibles, y nos puede parecer que estamos protegidos del sol cuando en realidad no lo estamos. Los fotoprotectores actúan absorbiendo o reflejando los rayos del sol en la piel. Están disponibles en forma de cremas, lociones, geles, sprays o barras labiales. El factor de protección solar (SPF) es un número que debe especificar su capacidad bloqueadora de los rayos ultravioleta. No existe el fotoprotector perfecto. La mayoría son buenos bloqueadores del UVB, que causa el enrojecimiento o eritema solar, y las quemaduras solares, pero no cubren tanto el UVA que está más asociado con el daño de la piel y el cáncer cutáneo. Los protectores solares deben tener como mínimo un factor de protección 15. Personas con piel más blanca, de ojos claros, que se queman con facilidad, pueden necesitar de entrada protectores de índice más elevado, como el 30 o el 50. Ningún fotoprotector tiene una duración de acción que supere las...

Leer Mas