Cuidados esenciales para hombres mayores

Escrito por | Fecha: Aug 31, 2015 | Categoría: CONSECUENCIAS SOCIALES | 0 comments

Hoy veremos los Cuidados faciales masculinos más adecuados para hombres de 50 o más años. Conviene señalar las características de la piel propias de esta edad, ya que de ellas dependerán los cuidados faciales más recomendables: -La flacidez cutánea se hace cada vez más patente. -La piel se vuelve más seca y fina debido a la disminución de la producción hormonal. -Es mayor la propensión a la aparición de manchas en la piel y, además, las ya existentes tienden a oscurecerse. -Las inevitables arrugas se vuelven más profundas y, por tanto, más visibles. Ahora ya podemos centrarnos en los cuidados que nos permitarán combatir satisfactoriamente los problemas específicos ya indicados, y también tratar aquellos más generales y relevantes en este grupo de edad: Combatir las manchas Para intentar eliminar o al menos disimular las manchas de la piel, que como hemos señalado tienen mayor tendencia a aparecer y oscurecerse, es conveniente utilizar una crema despigmentante. Aportar luminosidad A partir de los 50 años la piel pierde luminosidad y se vuelve por tanto más opaca. Para recuperar su brillo natural es recomendable utilizar cremas o mascarillas especialmente indicadas para este fin. Recuperar la elasticidad Como sabes, la hidratación es esencial a cualquier edad pero en esta etapa resulta aún más necesaria: para recuperar la elasticidad de la piel es fundamental beber agua y aplicar una crema hidratante dos veces al día. Recuerda que la crema facial debe llevar protección solar para así prevenir la aparición y el aumento de las manchas provocadas por el sol. Disimular los signos de cansancio Es probable que aparezcan en tu rostro signos de cansancio y fatiga. Las denominadas “cremas anti-fatiga” son una excelente opción para conseguir que tu piel tenga un aspecto sano y descansado. Los productos anti-edad. Por último, entre tus productos cosméticos no puede faltar una crema anti-arrugas, que deberá ser acorde a tu edad y tipo de piel. Lo ideal es aplicarla dos veces al día, por la mañana y por la...

Leer Mas

Tratamiento de Otoño: Talasoterapia

Escrito por | Fecha: Aug 28, 2015 | Categoría: CUIDADOS DE LA PIEL | 0 comments

El verano ya ha quedado atrás y poco a poco el otoño se hace cada día más presente. La temporada de playa ha concluido y con ella, los baños en el mar, tan beneficiosos para nuestra salud y especialmente para nuestra piel, quedan ahora reservados para los valientes; sin embargo, gracias a la talasoterapia, podemos seguir disfrutando de todos sus beneficios sin que ello suponga someter nuestro cuerpo al frío y el embate de las olas. La talasoterapia consiste en esencia en la utilización de los diversos elementos marinos (agua de mar, barro, algas, …) con fines terapéuticos; por ello, los centros que ofrecen estos tratamientos han de ubicarse cerca del mar, ya que la terapia sólo es completa si se realiza en un entorno marino. Los tratamientos de talasoterapia aprovechan los múltiples beneficios de los componentes marinos y destacan por su gran polivalencia y efectividad: -Están especialmente indicados para tratar ciertas patologías. -Son muy efectivos para relajarse y aliviar situaciones de estrés. -Contribuyen a retardar la aparición y el progreso de los problemas asociados al reúma. -Su aportación a la estética es importante, ya que mejoran los tejidos, combaten la flacidez y la celulitis y retrasan el envejecimiento cutáneo. Veamos ahora más en detalle qué ventajas proporcionan a nuestra piel los diversos componentes marinos: -Agua de mar: su principal virtud es el efecto curativo que produce en nuestra piel. Al entrar en contacto con el agua salada, en la superficie cutánea tiene lugar un proceso físico-químico conocido como ósmosis como resultado del cual los elementos químicos diluidos en el agua de mar (yodo, sodio, potasio y otros oligoelementos) pasan a nuestro cuerpo a través de la piel; de este modo es posible renovar y aumentar su presencia en nuestro organismo. -Algas: aunque su irrupción en la industria cosmética es relativamente reciente, se han convertido rápidamente en un componente esencial de multitud de tratamientos de estética, debido a la elevada proporción de vitaminas, proteínas y sales minerales que tiene, lo que les confiere propiedades antibióticas y antioxidantes. -Barros marinos: su importancia deriva de la gran cantidad de minerales procedentes de la flora y fauna marina que contienen. Al aplicar el barro directamente sobre la piel, parte de estos minerales penetran en el organismo, de igual modo que los oligoelementos presentes en el agua del mar. -Aire marino: su riqueza en yodo, ozono e iones negativos ayuda a calmar nuestro sistema nervioso y mejorar nuestras...

Leer Mas

Como cuidar la piel de tu escote

Escrito por | Fecha: Aug 21, 2015 | Categoría: CUIDADOS DE LA PIEL, Uncategorized | 0 comments

La piel del escote y el pecho es tan delicada como la del contorno de ojos y por ello también necesita unos cuidados específicos. Además, al tener que soportar el peso del pecho es frecuente la aparición de pequeñas estrías o arrugas verticales, que se acrecientan con la deshidratación y desnutrición de la piel.  A partir de los treinta años debemos dedicarle a la piel del cuello y escote la misma atención que a la piel del rostro, para lo cual debemos conocer los problemas concretos y la forma más aconsejable de atajarlos: 1. Piel delicada: al tratarse de una piel fina y sensible, no es recomendable realizar exfoliaciones frecuentes, salvo que utilicemos productos suaves y sin partículas de arrastre. 2. Envejecimiento: el exceso de sol al que habitualmente está sometida esta parte del cuerpo y la falta de cuidados específicos provocan el envejecimiento prematuro de la piel. Para combatirlo, debemos aplicar por la mañana crema hidratante y por la noche un producto antiedad. 3. Granitos: algunas personas tienen predisposición a la aparición de granitos en el escote. Se puede solucionar este problema tratando esta zona con un programa específico purificante, similar a los utilizados en el rostro: aplicar una mascarilla purificante de forma continuada todos los días hasta conseguir que nuestra piel esté impecable. 4. Hiperpigmentación: las manchas que aparecen en el escote, conocidas como léntigos, tienen su origen en el exceso de sol. La aplicación de cremas con protección solar es la forma más adecuada de prevenir su aparición. Además de en la playa y la montaña, estos productos debemos utilizarlos siempre que la piel esté directamente expuesta al sol. 5. Pérdida de densidad: la pérdida de colágeno y elastina, probablemente ocasionada por un exceso de radiación solar, es la causa de que muchas personas tengan la piel del escote excesivamente fina y con pequeñas arrugas. En el mercado hay tratamientos, como la radiofrecuencia, capaces de activar la síntesis del colágeno y aumentar así el grosor de la piel. 6. Fotoenvejecimiento severo: se entiende que se ha producido éste cuando la tonalidad de tu escote es de color rojo, casi granate. Si es así, no puedes exponer esta zona al sol y conviene que utilices productos con vitamina C, que te ayudarán a recuperar esta...

Leer Mas

10 datos historicos sobre la higiene personal

Escrito por | Fecha: Aug 20, 2015 | Categoría: CONSECUENCIAS SOCIALES | 0 comments

El concepto de higiene personal se ha asociado siempre a ámbitos tan dispares como la salud, la moral o la belleza. Quizá por eso la historia del aseo está llena de sorprendentes avances y retrocesos. Su evolución puede ayudarnos a comprender mejor a la humanidad y a reflexionar sobre las prácticas actuales de cuidado personal. 1. La higiene, cosa de dioses. Los antiguos egipcios ya daban gran valor al baño y también a los olores naturales del cuerpo, que acentuaban con perfumes especiales para los genitales. La primera bañera de la que se tiene constancia corresponde a la Grecia Antigua y data de alrededor del 1700 a.C., mientras que el invento del baño de vapor se atribuye a los refinados sibaritas del siglo VIII a.C. No en vano la palabra “higiene” procede de la diosa griega Higea, responsable de la curación, la limpieza y la sanidad, cuya popularidad se relaciona con las plagas que devastaron Atenas en el siglo V a.C. y Roma en el siglo III a.C. 2. Agua para todos. Los romanos, gracias a su extensa red de acueductos, llevaron la asociación del baño con la salud y el bienestar a su máximo exponente. En el Imperio Romano del siglo I, ser limpio quería decir sumergirse regularmente durante dos horas en las termas públicas con aguas a diferentes temperaturas, frotarse bien el cuerpo con pequeños rastrillos y terminar aplicándose aceites corporales. 3. Cuerpo sucio, alma limpia. Tras la caída del Imperio Romano y con el avance del cristianismo, el baño se asoció al pecado y a las costumbres paganas. El cuidado del cuerpo conducía al descuido del alma, e incluso el castigo del cuerpo era visto como una aproximación a Dios. En su libro The Dirt on Clean (La parte sucia de la limpieza), la periodista canadiense Katherine Ashenburg explica que San Benito, al definir las reglas de la vida monástica en el siglo VI, estableció que sólo se bañaran los monjes más viejos. En los conventos medievales de Europa la norma indicaba que los monjes sólo debían bañarse un par de veces al año, en las vísperas de las fiestas más importantes. 4. Adiós al baño. Esta concepción puritana del cuerpo hizo que la costumbre del baño regular se perdiera completamente en la Europa medieval. Harían falta varios siglos –y algunas epidemias– para recuperarla. El baño se convirtió en una moda practicada sólo por determinados grupos sociales, como los caballeros que regresaban de las cruzadas en territorios árabes, donde los baños calientes eran una costumbre bien establecida. Ni tan sólo el progreso económico de Europa a partir del siglo XVII mejoró la situación. Más bien al contrario, ya que la progresiva urbanización creó ciudades inmundas y...

Leer Mas

8 Factores que provocan manchas en la piel

Escrito por | Fecha: Aug 18, 2015 | Categoría: ENFERMEDADES DE PIEL | 0 comments

Desde un punto de vista dermatológico, la hiperpigmentación es el oscurecimiento de un área específica de la piel provocado por un aumento de la melanina, siendo la radiación UVA el principal factor desencadenante. La hiperpigmentación es más común en pieles oscuras, que son las que se broncean fácilmente y difícilmente se queman, ya que como sabemos el bronceado constituye una protección natural frente a las quemaduras solares. Las llamadas manchas de la edad, que aparecen en las áreas más expuestas al sol, como manos, brazos o cara, son el resultado de años de exposición solar sin protección. Aún cuando las manchas no sean debidas a la exposición solar, ésta siempre agrava el problema, haciendo que las manchas se vuelvan más oscuras y visibles. Veamos a continuación cuáles son los factores de índole interna y externa que pueden provocar la aparición de manchas cutáneas.  Factores internos 1. Algunas enfermedades, como el mal de Addisson. 2. El exceso de hierro en la alimentación. 3. Los cambios hormonales, como los producidos durante el embarazo o  la menopausia. 4. La deficiencia de hierro, calcio, vitaminas A, E y B . Factores externos 1. El sol, que como hemos indicado al principio, es la principal causa de la mayoría de las manchas en la piel. 2. La exposición al sol después de aplicarse productos cosméticos o fragancias que contienen alcohol, puede agravar el problema. 3. Algunos medicamentos como los hipotensores, hipoglucemiantes, anticonceptivos, … 4. También pueden producir manchas los pequeños rasguños, las irritaciones provocadas por el afeitado, o el acné. Si no se exponen al sol estas manchas desaparecerán en el transcurso de varios meses.  Considerando los factores que pueden provocar la aparición de manchas en la piel y especialmente la exposición solar, veamos a continuación algunos consejos para atajar o prevenir este problema. 1. No debemos tomar el sol entre las 11.00 y las 15.00 horas, que es cuando éste es más intenso. 2. Si tenemos cicatrices, espinillas o rasguños, conviene protegerlos del sol. 3. No uses productos que contengan alcohol en zonas que van a ser expuestas al sol. 4. Utiliza un protector solar adecuado siempre que vayas a la playa, montaña o nieve. Recuerda que debes aplicártelo unos 20 minutos antes. 5. Si vas a nadar, utiliza un protector solar resistente al agua y aplícatelo de nuevo al salir del baño, ya que su efectividad nunca es absoluta. 6. Cuando estés en la playa y sientas irritación en la piel, protégela del sol y aplícate una crema calmante. 7. Las quemaduras del sol siguen actuando hasta 24 horas después de haberse producido, por lo que debes tratarlas...

Leer Mas